alexa-pixel

¿Por qué elegir Andalucia Realty?

Andalucía Realty es una agencia inmobiliaria líder en Marbella que pone a su disposición el conocimiento y la experiencia adquirida a lo largo de 20 años de trabajo en el sector inmobiliario de Marbella, Estepona y Benahavís.

Somos miembros de la AIPP: Association of International Property Professionals, RAIC: Red de Asesores Inmobiliarios Qualificados y AEGI: Asociación Empresarial de Gestión Inmobiliaria, además de ser Agentes Colaboradores Homologados de dos grandes entidades financieras.

Todas nuestras propiedades son de calidad, se encuentran en buenas condiciones, ofrecen una excelente relación calidad-precio y están exentas de problemas legales. Además de nuestros inmuebles, rastrearemos la mayoría de las viviendas de la zona a través de nuestra extensa red de agentes locales, para encontrarle la propiedad que busca.

Le asistiremos durante de todo el proceso de compra, desde ayudarle con la planificación de su viaje para ver la propiedad, hasta completar la venta asegurándonos de que este bien asesorado en todo momento.

Nuestro equipo multilingüe está a su completa disposición.

Últimas Noticias:

¿Quién tiene que pagar el impuesto de Actos Jurídicos Documentados al solicitar una hipoteca? ¿el Banco o el Consumidor?

¿Quién tiene que pagar el impuesto de Actos Jurídicos Documentados al solicitar una hipoteca? ¿el Banco o el Consumidor?

Hace pocos días que han saltado las alarmas debido a la nueva sentencia del supremo  en la que se establece que es el banco quien debe hacerse cargo del impuesto de AJD (Actos Jurídicos Documentados) en las escrituras públicas de la hipoteca.

Este impuesto grava los documentos notariales. En el caso de la hipoteca, este impuesto grava la escritura de dicha hipoteca, y deberá proceder a su liquidación aquel que adquiera el bien o el derecho. Además la cuantía de dicho impuesto es competencia de las Comunidades Autónomas, que establecen un porcentaje que oscila entre el 0.5% y el 2%.

Hasta ahora el comprador de la vivienda es el que se hacía cargo del pago de dicho impuesto además de los gastos de la compra de la vivienda. El cliente debía asumir dicho pago por ser él quien adquiría la propiedad(“el bien”). Sin embargo, el nuevo fallo del supremo del 16 de octubre de 2018 cambia las reglas haciendo responsable del abono del tributo al Banco que concede la hipoteca.

El tribunal justifica lo siguiente:  “No nos cabe la menor duda de que el beneficiario del documento que nos ocupa [la escritura del préstamo hipotecario] no es otro que el acreedor hipotecario, pues él (y solo él) está legitimado para ejercitar las acciones (privilegiadas) que el ordenamiento ofrece  a los titulares de los derechos inscritos”.

Esta nueva sentencia abre la puerta a las reclamaciones, pues para una vivienda de 100.000€ puede suponer entre 500 y 2000 euros que se habrían pagado “de más” por el consumidor.

Sin embargo, esta nueva sentencia del supremo aún debe ser ratificada por el Pleno, quien debe votar si debe ser el Banco o el hipotecado el que se haga cargo de dicho gasto. Justifican que dicha decisión tendría una elevada repercusión a nivel económico y social, ya que el coste que deberían asumir los bancos se acabaría traduciendo en un incremento a los precios hipotecarios.

En total según la Agencia Negociadora, se evalúa un coste de unos 4.000 millones de euros. Hasta que el Pleno se pronuncie, no existe “via libre” para solicitar dicha reclamación y no hay garantías de obtenerla. Aún así cualquier interesado puede consultar con un abogado para asesorarse de forma profesional sobre su caso particular.

Fuentes:

Idealista y Elpais

Guía para vender tu casa: ¿Cómo impresionar al cliente en la primera visita?

Guía para vender tu casa: ¿Cómo impresionar al cliente en la primera visita?

¿Sabes qué es el Home Staging?, ¿quieres vender tu casa más rápido?, ¡Te contamos todos los trucos para que vendas tu vivienda en el menor tiempo posible y al máximo precio. ¡Sigue leyendo!

Ya has cumplido con los primeros pasos, y tienes todos los documentos para vender tu vivienda, y además has conseguido que un comprador se interese y solicite una primera visita para conocer tu inmueble. Ahora queda quizás lo más difícil… que el comprador se quede eclipsado con tu casa y la considere la vivienda ideal para su familia. ¿Cómo conseguimos esto?

Al igual que ocurre con las personas, la primera impresión es muy importante. Esa primera impresión será la que impulse al posible comprador a continuar con su proceso de compra. Si con esa primera visita no hemos conseguido agradar, olvídate de una segunda visita, y por supuesto, olvídate de la venta.

El  Home Staging es un concepto relacionado con el conjunto de técnicas que permiten realzar los puntos fuertes de nuestra vivienda, minimizando los débiles hasta hacerla perfecta para la venta. El Home Staging no consiste en esconder los defectos, sino en adaptar nuestra vivienda para conseguir que nuestro posible comprador se vea viviendo en ella.

6 tácticas de Home Staging

Pasemos a ver algunas de las propuestas que nos hace el Home Staging para poner a punto nuestra vivienda.

  1. Neutraliza la decoración

Evita los objetos personales como fotografías, dibujos de tus peques, recuerdos de tu último viaje… Tu comprador quiere imaginarse viviendo en tu casa, no descubrir cómo has estado viviendo tú. Nuestros artículos personales podrían despistar las emociones de nuestro cliente, por lo que será mejor guardarlos para esa primera visita.

Lo mismo ocurre con la decoración, una decoración demasiado personal con un colorido excesivo, tapetes de ganchillo o una decoración demasiado antigua, podría confundir a nuestro comprador. No esperes a que tu posible comprador tenga que imaginarse las posibilidades de decoración de tu vivienda, pónselo fácil y muéstraselo tú mismo.

  1. La importancia de los olores

El olor es una de las primeras sensaciones que percibimos cuando entramos a un espacio cerrado. Puedes utilizar algún tipo de ambientador neutro o incluso hacer café, el olor a café siempre da a las viviendas una sensación muy hogareña. ¡Alíate con el marketing olfativo!

Si prefieres no utilizar ningún tipo de olor añadido, asegúrate de que la casa esté bien aireada cuando recibas a tus visitas. Esto será especialmente importante si en la casa se fuma o hay mascotas.

  1. Luz a raudales

A todos nos gusta que nuestra vivienda sea luminosa, por lo que las personas que visitan nuestro piso no van a ser menos. Cuando planees visitas a tu vivienda, procura que la iluminación sea la adecuada. Si es posible, procura que la visita sea a una hora en la que la luz natural pueda entrar en tu vivienda. Si no es posible (en invierno esto puede ser complicado) intenta que la luz artificial sea la adecuada.

  1. Limpieza y organización

Algo que parece bastante básico pero que en ocasiones se nos puede escapar. Procura que tu casa se vea limpia y ordenada en todo momento. La cocina y el cuarto de baño son algunas de las estancias a las que deberás de poner especial atención en cuanto a limpieza.

Por otro lado, intenta evitar todo lo que no sume para la venta de la vivienda como revistas, pilas de libros, ropa, juguetes esparcidos, pilas de champús o geles de baño… La organización ayudará a tus visitas a tener una mejor percepción de los espacios.

  1. Mano de pintura

Una casa recién pintada siempre da la sensación de ser mucho más nueva de lo que realmente es. Por este motivo, una mano de pintura podría ser una pequeña inversión que nos ayude, no solo a conseguir una venta más rápida, sino también una venta por un importe mayor.

Usa el blanco o colores claros (no te olvides de la importancia de la despersonalización en tu vivienda) y si es posible evita el gotelé, a los compradores suele gustarles más las paredes lisas. Pintar una vivienda es una buena opción para cambiar por completo su apariencia e incluso aportar luminosidad y amplitud a los espacios.

  1. Puesta a punto

Ha llegado el momento de ponernos manos a la obra con todas esas chapuzillas que llevamos posponiendo durante tanto tiempo: persianas rotas, puertas que no cierran, tuberías atascadas, toalleros descolgados… todo debe estar a punto para tus visitas.

Los pequeños desperfectos podrían generar en el comprador cierta sensación de que la casa no ha sido cuidada durante nuestra estancia o que necesitan invertir demasiado tiempo en arreglarla. Una puesta a punto puede mejorar la percepción de esa primera visita, y además, podréis disfrutar mucho más del tiempo que os queda en ella.

La adaptación de nuestra vivienda a las exigentes demandas de los compradores puede parecer tarea sencilla, sin embargo, en ocasiones entran en juego factores que se nos escapan. Para un propietario que lleva varios años en su casa, puede resultar complicando sacar a la luz esos pequeños desperfectos que podrían arruinar nuestra experiencia de venta.

Por este motivo, cada vez son más las agencias inmobiliarias que ofrecen servicios de Home Staging a los propietarios, no solo para acortar el tiempo de venta, sino también para conseguir un mejor precio en la transacción. Un profesional inmobiliario conoce cuál es el tipo de vivienda y decoración más demandada y podrá aportar ese punto de vista externo y objetivo que le falta a tu vivienda.

Si tienes intención de vender tu vivienda en Marbella, Estepona, Benahavis o alrededores, consulta con nuestra agencia para ayudarte a sacar todo el potencial a tu vivienda.

Cuando se paga plusvalía al vender una vivienda

Cuando se paga plusvalía al vender una vivienda

En la venta de una vivienda intervienen dos partes: el que vende su casa y quien la compra. Ambas partes han de asumir una serie de gastos, y a su vez el pago de determinados impuestos.

Si bien está bastante claro el sobrecoste que tiene el comprador por la compra de una vivienda (aproximadamente el 10% del importe de la transacción), no es tan común hablar de los costes en los que incurre el vendedor. Vender una casa también lleva aparejados gastos e impuestos que el vendedor debe tener en cuenta a la hora de fijar el precio que quiere obtener y evitar desagradables sorpresas.

A grandes rasgos, el que vende su vivienda debe pagar la plusvalía de Hacienda (IRPF), el impuesto o plusvalía municipal, la cancelación de la hipoteca -si existe una carga sobre la vivienda- y los gastos de notaría. En este artículo queremos recoger todo lo referente a la plusvalía que hay que pagar al vender una casa: qué es, cómo se calcula, en qué casos se debe abonar y cómo se puede reducir al máximo.

Vender la casa: ¿qué es el impuesto de plusvalía?

¿Vas a vender tu casa? En este caso tu ayuntamiento te cobrará entonces la plusvalía. ¿Qué es? La plusvalía es un impuesto obligatorio sobre el incremento del valor de los terrenos. Se paga al consistorio de la localidad donde se encuentre el inmueble objeto de la transacción. Aunque se conoce como plusvalía, su nombre real es impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana. Y lo que grava es “el incremento de valor experimentado por terrenos urbanos”

Por qué elegir a un profesional inmobiliario para vender tu vivienda

Plusvalía: ¿quién la paga, en qué plazo y dónde?

Cuando se produce la compraventa de una vivienda, el que paga el impuesto de plusvalía es el vendedor. Comprador y vendedor pueden llegar a un acuerdo, pero esto no afecta a la Administración, que siempre lo exigirá a quien transmite el bien.

Pero hay una excepción: si el vendedor reside en el extranjero, quien debe abonar este impuesto es el comprador de la casa. Además, si no se tratara de una venta, sino que el bien se regalara o donara, sería el receptor quien debería asumir el pago de este tributo.

Este tributo se debe abonar en un plazo de 30 días hábiles desde que se vende la vivienda (hay seis meses de plazo en caso de herencia) y hay que acudir al ayuntamiento de la localidad en que esté situada la casa vendida.

¿Cómo pagar menos plusvalía al vender la casa?

¿Hay alguna manera de pagar menos o no pagar este tributo municipal? Sí, en algunos casos. Este impuesto tiene previstas algunas exenciones y bonificaciones, aunque su aplicación depende de cada ayuntamiento.

Está exenta de este pago la transmisión de bienes que se encuentran dentro del perímetro histórico-artístico de un municipio o de los inmuebles declarados BIC (bien de interés cultural), pero siempre que sus propietarios hayan realizado la rehabilitación o mejora de la vivienda.

También hay exención de pago en las transmisiones entre cónyuges (o a favor de un hijo) para cumplir una sentencia de nulidad, separación o divorcio, o las que se hagan los cónyuges como pago de sus haberes comunes, por ejemplo, al liquidar el régimen económico matrimonial. Algunos ayuntamientos, como el de Madrid, también aplican bonificaciones de entre el 15% y el 95%, pero solo si la transmisión de la casa es por causa de muerte.

Vender la casa con pérdidas: pagar la plusvalía y reclamar

Si se vende un piso con pérdidas, ¿se puede también decir adiós a la plusvalía? Hay una esperanzaEl Tribunal Constitucional sentenció en mayo de este año que nadie debe pagar la plusvalía municipal cuando la venta de un inmueble se salda con pérdidas. El TC también anulaba los artículos 107.1, 107.2 a) y 110.4 del texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, pero solo si “someten a tributación situaciones de inexistencia de incrementos de valor” (ventas con pérdidas).

No obstante, la mayoría de los municipios sigue cobrándolo incluso cuando hay pérdidas. Entonces, ¿qué hacer? “En estos casos lo más razonable es hacer constar en la escritura que se vendió con pérdidas, pagar y después reclamar para que devuelvan lo cobrado”, Y es que no conviene dejar de pagarlo, ya que podrían reclamárnoslo con recargo.

Publicado primero en Agoramls.com por Jose Carlos Carrasquet Godina.

Puntos a comprobar
antes de comprar

Descarga

¿No encuentras
lo que buscas?

Pulsa aquí